La minería de Bitcoin empleará el 0,5% de la energía mundial a finales de 2018

bitcoin, criptomoneda, criptomonedas, mineria -

La minería de Bitcoin empleará el 0,5% de la energía mundial a finales de 2018

Según ha asegurado el conocido economista Alex de Vries en declaraciones al diario británico The Independent, la minería de Bitcoin (BTC) hará uso del 0,5 % de la energía total del planeta a finales del presente año 2018. El autor del artículo "El problema de la energía creciente de Bitcoin", ha indicado que en la actualidad la red de minería de la criptomoneda consume en torno a 2,55 GW de electricidad, esperándose que en el futuro alcance los 7,67 GW, lo que sería "un gran problema, y está creciendo rápido", aunque asegura que soluciones como Lightning Network pueden servir para "aliviar la situación".

La minería de Bitcoin necesita de energía para así poder realizar los cálculos, hashes, que dan recompensas a los mineros. Las últimas informaciones apuntan a que en Islandia se consume más energía por minería de criptomonedas que por la energía para los hogares, lo que ha llevado a diferentes personalidades y organismos a asegurar que la criptominería es demasiado perjudicial para el medio ambiente.

"Es una diferencia que llega al extremo en comparación con el sistema financiero regular, y esta demanda de electricidad creciente, no nos beneficiará de ninguna manera a la hora de alcanzar nuestros objetivos climáticos", manifestó De Vries, que también dejó claro que "medir la electricidad que consumen las máquinas mineras para realizar los cálculos hash continúa siendo un desafío a día de hoy".

El economista espera que tras su estudio se dé lugar a una mayor cantidad de discusiones científicas que hablen de hacia donde se dirige esta red. No obstante, se debe tener en cuenta que la tecnología Blockchain, que está detrás de Bitcoin, se está utilizando para aliviar el impacto ambiental en algunos casos, como por ejemplo el acuerdo alcanzado entre IBM y Veridium Labs que busca combinar créditos de carbono para que las empresas puedan tener un mejor seguimiento de su huella de carbono a través de las cadenas de bloques, lo que hará posible reducir su impacto en el carbono.